Mostrando 1–24 de 150 resultados

Plafones

Los plafones se han convertido en una de las opciones preferidas de muchos usuarios a la hora de iluminar determinadas estancias dentro de su hogar o su local comercial. Esto se debe, fundamentalmente, a que resultan especialmente útiles en espacios reducidos. Y es que ofrecen la misma intensidad lumínica que una lámpara colgada sin ser tan voluminosos. De hecho, quedan a ras de techo. Aquí queremos contarte todo lo que debes saber sobre ellos.


¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar plafones de techo?

El primer aspecto que debes considerar es el consumo. En este sentido, no hay ningún tipo que consuma menos energía que los plafones LED. Ten en cuenta que una bombilla de este tipo de 10 W puede iluminar tanto como una convencional de 60 W. Esto supone un enorme ahorro en la factura de la luz con el paso del tiempo. Además, su vida útil es mucho más prolongada. El otro factor que debes tener en cuenta antes de comprar plafones es el casquillo. Ten en cuenta que están disponibles con varias formas y tamaños y que este será el elemento que determinará el tipo de bombilla que puedes colocar. Los más habituales son los E14 o finos y los E27 o gruesos. Estos últimos son muy habituales en los focos industriales.

¿Cuál es la intensidad lumínica de los plafones?

Para que te hagas una idea, un plafón puede ofrecer la misma intensidad lumínica que una lámpara de colgar. Eso sí, como es obvio, todo dependerá de la cantidad de bombillas con las que cuente este elemento en su interior y a la potencia de estas medida en lúmenes. Para obtener una buena iluminación en un espacio relativamente amplio es importante que coloques plafones en cuyo interior haya, por lo menos, dos bombillas que entre ambas alcancen los 1600 lúmenes. Con el propósito de conseguir el perfecto equilibrio lumínico dentro de la estancia lo mejor es colocar varios plafones de techo en lugar de uno solo. En un principio, situar uno en el centro era lo más habitual, pero no se tardó en descubrir que no era lo más eficiente. Hay que tener en cuenta también que estos dispositivos suelen colocarse en techos de escayola o pladur, los cuales están a una altura más baja que los originales. De igual modo, otra buena alternativa es combinar los plafones con lámparas de colgar. Esto suele hacerse, por ejemplo, para poner un foco de luz sobre una mesa, la isla de una cocina, etc. Finalmente, muchas personas que desean dar un toque más íntimo y acogedor a un determinado rincón de su hogar lo que hacen es apostar por plafones de techo con bombillas de menor potencia. De hecho, también colocan en su interior luminarias con luz día o luz cálidas en lugar de luz blanca.

¿Porqué elegir plafones?

Está claro que los plafones, al colocarse incrustados en el techo y a ras de su superficie, ahorran mucho espacio. Sin embargo, hay otro motivo muy interesante por el que elegirlos a la hora de iluminar cualquier estancia. Y es que están disponibles en una gran variedad de estilos. Los plafones se diseñan con formas cilíndricas y rectangulares y con diámetros de todos los tamaños. Además, a la parte que se ve se le puede dar un diseño clásico, infantil, moderno o rústico, por ejemplo. Por este motivo, resulta extremadamente fácil integrarlo en el interior de cualquier espacio. Incluso, en muchas ocasiones, es posible personalizar el plafón. En este sentido, los clientes seleccionan los casquillos para las bombillas, las tulipas de cristal y las chapas que adornan la base por separado. De este modo se aseguran que el dispositivo de iluminación satisfará totalmente sus necesidades. En definitiva, los plafones de techo brindan la posibilidad de iluminar de forma cómoda y efectiva cualquier espacio sin importar lo pequeño que sea y, además, brindan una total libertad de diseño. Por ello, no es de extrañar que cada vez sean más los que apuestan por ellos para su hogar.